2009-04-20

ESTADO DEL PROCESO DE RECUPERACION DE TIERRAS

I. CONTEXTO SOCIO POLITICO ACTUAL Y SITUACIÓN DE LAS COMUNIDADES EN CONFLICTO:

La actual situación del Pueblo Nación Mapuche es de dominación y opresión frente al Estado chileno. Ésto, como consecuencia de la violencia, de la usurpación de los territorios históricos, del arreduccionamiento permanente de las comunidades, del deterioro del suelo y del medio ambiente y de la negación de derechos territoriales, políticos y culturales, violándose en consecuencia, todos los derechos fundamentales de un pueblo originario, situación que se mantiene hasta los días de hoy.

El estado de dominación política y cultural del Pueblo Mapuche se expresa en la marginación y la represión de que son objeto las comunidades, agudizándose cada vez que éstas se movilizan por sus derechos políticos y territoriales.

En efecto, las acciones de recuperación de tierras principalmente en las zonas de Arauco y Malleco, han transformado el conflicto en real y permanente y ha involucrado al Pueblo Mapuche en su conjunto contra el Estado chileno y las empresas transnacionales. El desarrollo de este conflicto ha evidenciado el compromiso que mantiene el Estado con grandes intereses económicos -empresariales bajo un sistema económico, político y social que condena la existencia de los pueblos originarios.

La demanda de restitución de espacios territoriales por las comunidades ha causado un gran impacto, por un lado, porque se plantean históricas demandas territoriales, poniéndose en el tapete el actual sistema de propiedad usurpada basado, principalmente, en la expansión forestal y, por otro, porque el conflicto ya no tiene lugar con propietarios individuales, como fue en el pasado, sino con grandes empresas transnacionales básicamente del rubro maderero - forestal, como también turísticas y energéticas. Estas empresas han protagonizado en las últimas décadas un acelerado proceso de concentración de propiedades en la provincia de Arauco y Malleco, expandiéndose aceleradamente hacia otras zonas de la IX y X región, en donde además existe alta concentración de población mapuche.

En el caso de las empresas forestales, su actividad se centra en el mono cultivo del pino insigne y radiata a fin de satisfacer la demanda de plantas celulosas, aserraderos industriales y exportación de rollizos. Las transnacionales forestales que operan en el territorio ancestral mapuche ya dominan más de dos millones de hectáreas y proyectan como plan de inversión a mediano plazo la ocupación de seis millones de hectáreas como objetivo.

En el actual escenario socio político, con un gobierno "socialdemócrata" en la administración del Estado, la situación del Pueblo Nación Mapuche no ha variado sustancialmente. Este nuevo gobierno mantiene el acuerdo político con las clases dominantes en la forma de gobernar y administrar este país, no alterando la estabilidad social y política que sólo le es funcional a los sectores empresariales que ven sus intereses comprometidos con el conflicto mapuche.

El Estado pretende contener la lucha mapuche a través de dos grandes líneas de acción: por una parte, la represión, comprometiendo a todas las instituciones estatales (principalmente judicial y policial), y permitiendo el impune accionar de las "guardias blancas" de los empresarios y latifundistas; por otra parte, la implementación de políticas sociales de orden paliativas y asistenciales, con ofrecimientos que están lejos de resolver las históricas demandas de Autonomía y Territorio, toda vez que se persiste en mantener intactos los intereses de las transnacionales, aceptando sobre todo la marcha de un proceso de inversión capitalista en nuestros territorios ancestrales que de no detenerse nos condena al exterminio.

Si a ésto le sumamos los vergonzosos "acuerdos políticos" del Estado con algunas organizaciones mapuche cooptadas, tenemos un cuadro que evidencia la línea histórica del Estado de integrar forzadamente y dominar al Pueblo Mapuche.

Consideremos además, el hecho de que con la "democracia" se establece un sistema político que ha permitido refundar y consolidar a la clase dominante sobre la base de mantener las mismas estructuras de poder de dominación capitalista. Ésto se evidencia claramente en la contradicción sistema capitalista-Pueblo Nación Mapuche, en donde el proceso de inversión transnacional en el territorio ancestral mapuche implica ya una política de Estado.

Por ser los administradores del poder de dominación, las ya muchas iniciativas gubernamentales de la "concertación" para contener la movilización mapuche han fracasado, en cierto modo, ya que éstas se han traducido en una agudización del conflicto, como consecuencia de la fuerte represión por parte de las fuerzas policiales y los guardias privados de las forestales y particulares en contra de las comunidacies movilizadas.

Por otra parte, el fuerte empresariado chileno ya ha consolidado no sólo su poder económico, sino que además la línea política, y es muy probable que se convierta en poder político (la derecha) en la administración del Estado en las próximas elecciones, ésto debido también a la subyugación y confusión de la concertación ante los poderes de dominación.

En este sentido, el nuevo escenario, con el "conflicto mapuche" en que se ha golpeado al modelo económico y a la superestructura política e ideológica del Estado, es decir, se han resentido el Estado y las transnacionales, el gobierno ha persistido en la contención de la política autonomista y nacionalitaria del movimiento mapuche. La línea estratégica del Estado será entonces la neutralización del conflicto y para ello utiliza su influencia política sobre determinados actores políticos o sociales.

Por lo anterior, se puede concluir que la actual administración sólo se compromete bajo una visión indigenista a asumir un rol tutelar de corte asistencialista hacia los pueblos originarios, en donde la política social del Estado es parte de una estrategia política mayor que tiene como objetivo amortiguar el descontento de las comunidades.

Por su parte, las comunidades en conflicto, principalmente las agrupadas en la C.A.M. mantienen su postura de hacer frente a los procesos de inversión forestal en zonas de conflicto a través de las recuperaciones de tierras y el ejercicio de derechos políticos y territoriales. Dicha situación ha generado una serie de sucesos, que generalmente no tienen cobertura por gran parte de los medios de comunicación, o bien son desperfilados con el claro objetivo de minimizar el conflicto, queriendo con ello atomizar al movimiento mapuche.

A continuación se incluyen algunos antecedentes actualizados de los procesos de recuperación de tierras de las comunidades agrupadas en la C.A.M., poniendo énfasis en las primeras experiencias de control territorial mapuche en zonas de conflicto; posteriormente se entregan antecedentes de otras comunidades con antiguas demandas de tierras, pero que se encuentran en un proceso de estancamiento, convirtiéndose en potenciales comunidades en conflicto.


II. ALGUNOS ANTECEDENTES DE LAS COMUNIDADES MAPUCHE EN CONFLICTO DE LA PROVINCIA DE ARAUCO

1. Comunidad Pablo Quintriqueo Huenuman, sector Kuyinco, comuna de Los Alamos:

Demanda un predio de 1.650 hectáreas hoy en manos de la Empresa Forestal Bosques Arauco S.A. con los que mantiene un antiguo litigio en los tribunales chilenos. Familias de la sucesión Fren Mariqueo ocuparon algunas hectáreas para instalar sus viviendas y mantener pequeños cultivos caseros.

Con apoyo de otras comunidades, en 1998 se comenzaron a desarrollar trabajos productivos al interior del predio como madereo y siembras de trigo, mismo año en el cual la empresa decide talar los bosques, siendo resistido por la comunidad legalmente y en los hechos. Durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 1998, se producen violentos incidentes producto de la acción combinada de carabineros y guardias contratados por la empresa forestal destinados a reprimir y amedrentar a los comuneros, llegando incluso a la utilización de armas de fuego y a la agresión con maquinarias pesada como skider y cosechadoras por parte de los guardias privados, lo cual trajo como consecuencia desalojos, detenciones, heridos de gravedad, destrucción y quema de tres casas construidas por los comuneros y confiscación de todos los enseres de casa.

Pese a que tribunales ordenó la suspensión de cualquier tipo de actividad en las tierras en disputa, Bosques Arauco continuó sus faenas, ya que luego de explotar todo el bosque volvió a plantar. Por otra parte, intensificó la dotación de guardias privados quienes actúan impunemente amedrentando a los comuneros que ahí habitan y a todos los que visitan la comunidad, persiguiéndolos, fotografiándolos, grabándolos en cintas de videos, insultándolos, incluso golpeando -al menos en cuatro ocasiones- a la esposa del lonko cuando la han encontrado sola, dos veces durante el año 2000.

Durante 1999 y el 2000 se intentó realizar siembras de trigo en el predio, lo que ha sido impedido por los guardias de la forestal, mediante amenazas, golpizas y la utilización de diversos químicos para terminar con la siembra. Sin embargo, la decidida actitud de los comuneros los ha mantenido con sus viviendas dentro del predio, mientras continúa el litigio por las tierras.

2. Comunidad Pascual Coña, sector Lleu Lleu chico, comuna de Cañete:

Producto de la acción del Ejército de La Frontera y luego de diversas disposiciones legales esta comunidad ocupa sólo una parte de las antiguas tierras de dominio comunitario; actualmente vive un promedio de 18 familias en un terreno de 52 hectáreas. La comunidad presentó una demanda en los tribunales chilenos por 300 hectáreas de tierra del Fundo Lleu Lleu, hoy en manos del empresario Osvaldo Carvajal Rondanelli, quien contemplaba la realización de un proyecto para instalar un complejo turístico en la zona, cuya inversión ascendía a 45 millones de dólares, lo que implica sacar de ahí a todas las comunidades vecinas.

Durante el proceso de recuperación de tierras se han realizado al menos 10 ocupaciones del predio y otras movilizaciones, producto de lo cual se han llevado a cabo reiteradas detenciones y allanamientos en casa de los comuneros, a lo que se suman acciones de amedrentamiento y amenazas de muerte anónimas particularmente dirigidas a los dirigentes más consecuentes de la comunidad. En marzo de 1999, a raíz de un incendio ocurrido en la Hacienda Lleu Lleu, se designó un Ministro en Visita que hasta la fecha mantiene procesados a dos dirigentes mapuche de la comunidad.

La CONADI ha realizado una fuerte intervención en la comunidad, provocando la división de ésta, a tal punto que a principios de este año adquirió un predio al sur de Cañete para diez familias, sólo seis de las cuales efectivamente residen en la comunidad (hasta la fecha ninguna de ellas se ha trasladado). Con esta acción, el gobierno pretendía poner fin al conflicto y proporcionar mayores condiciones para que Carvajal desarrollara su proyecto turístico. En este contexto, el 26 de enero del año en curso, se llevó a cabo una nueva movilización dentro del predio reivindicado, la que fue violentamente reprimida por policías civiles y uniformados los cuales, ante el abandono del predio que hicieron los manifestantes, se dirigieron a la comunidad, allanando con extremada violencia dos viviendas y particularmente la del werken de la comunidad, Avelino Meñaco. Esta brutal acción dejó como resultado varias personas heridas, dos de ellas debieron ser hospitalizadas e intervenidas para extraerles los balines disparados por policías; a su vez, resultaron 9 personas detenidas. En el marco de la aplicación de la Ley de Seguridad Interior del Estado solicitada por el gobierno a raíz de estos hechos, en el mes de marzo el ministro instructor ordenó nuevas detenciones y procesamientos, totalizando 11 personas, de los cuales sólo siete pudieron ser detenidos. Actualmente se encuentra en su etapa final el procedimiento judicial para determinar si considera culpables a éstos de "alteración del orden público" y de "obstrucción a la actividad agrícola".

La firme oposición a la ejecución del proyecto por parte de un sector de la comunidad, ha impedido éste y actualmente mantienen su postura de recuperar las tierras usurpadas.

3. Comunidad Nicolás Calbullanca, sector Lleu Lleu bajo, Cañete:

Reivindican tierras antiguas no consideradas en los títulos de merced, por un total de 382 hectáreas de tierra, actualmente en manos del particular Jacinto Galilea quien, hace algunos meses atrás, realizó un traspaso en la administración de este terreno a un familiar. Han realizado gestiones en la CONADI para la compra de estas tierras, organismo que ha mantenido su intervención en la comunidad a través de proyectos y el ofrecimiento de compra de tierras, lo que hasta la fecha no se ha concretado.

Se encuentran en un proceso de discusión, luego de haber desarrollado algunas movilizaciones para reivindicar las tierras usurpadas.

4. Comunidad Esteban Yevilao, sector Choque arriba y Comunidad Juan Venancio Neguey, sector Choque bajo, Tirúa:

Esta última comunidad es de reciente formación, alrededor de dos años, siendo la comunidad Esteban Yevilao la originaria. En conjunto reivindican un total de 400 hectáreas de tierra, hoy en manos de Forestal Volterra (100 hectáreas) y de Forestal Mininco (300 hectáreas aproximadamente).

Estas tierras habrían sido arrendadas por Arnoldo Ebensperguer al cacique Esteban Yevilao, puesto que en 1930 aparecen inscritas 400 hectáreas a su nombre. Durante el proceso de Reforma Agraria, Ebensperguer entregó estas tierras a la CORA donde se estableció un asentamiento, luego la CORA lo entregó a CONAF. Estas tierras fueron plantadas por CONAF con aprobación de los mapuche del asentamiento, posteriormente CONAF entregó estas tierras a Forestal Mininco; por su parte, la empresa Forestal Volterra se hizo propietaria alrededor de 1992. Actualmente se encuentran con plantaciones de pino radiata y eucaliptos.

Entre los años 1976 y 1977 la comunidad realizó sus primeras movilizaciones para recuperar las tierras, las que se reactivaron entre 1981 y 1985 con entradas al fundo, junto a la comunidad de Miquihue, siendo la mayoría de las veces fuertemente reprimidos, por lo que se recuerda como una de los sucesos más tensos ocurridos durante la dictadura militar. En esos años la comunidad interpuso una demanda en los tribunales chilenos por usurpación de tierras.

Entre los años 1992 y 1993, se efectuó la primera explotación de pino, a lo cual la comunidad se opuso y se movilizó tratando de paralizar las faenas, entre otras acciones con cortes de caminos. Con posterioridad, ésto es en junio de 1999 se ingresó nuevamente al predio con la finalidad de explotar las plantaciones, en ese periodo Forestal Volterra presenta una denuncia por "robo de madera", producto de lo cual son acusados y detenidos seis comuneros, que luego fueron liberados. Actualmente, la comunidad se encuentra en un proceso tendiente a declarar conflicto, reivindicando las tierras que hoy están en manos de las empresas forestales mencionadas y de particulares como Baloki y norteamericanos, reivindicando así parte del histórico Fundo Tranaquepe.

5. Comunidad Juana Millahual, sector Rukañanco, Contulmo:

Esta comunidad reivindica las tierras antiguas que de acuerdo a la versión de sus dirigentes comprenderían un total de 10.000 hectáreas que hablan sido de propiedad de Juana Millahual. El conflicto se ha desarrollado principalmente contra la empresa Forestal Mininco S. A. quien tiene ahí plantaciones de eucaliptos. Reivindican según el Título de Merced 180 hectáreas del Fundo La Posada, más 70 hectáreas del predio Puerto Alegre, ambos en posesión de Forestal Mininco S. A.

Esta comunidad ha mantenido por más de 100 años una disputa judicial, la que fue retomada en 1998 cuando se interpuso nuevamente una demanda por usurpación de tierras en los Tribunales de Cañete, que hasta el momento no ha tenido una respuesta favorable.

En 1996 el conflicto se agudiza, producto de la decisión de Mininco S. A. de explotar los bosques en el predio en conflicto. La comunidad se opuso tenazmente haciendo ocupación del predio en varias oportunidades, ante lo cual la empresa solicita orden de desalojo, siendo detenidos hombres, mujeres y niños de la comunidad, incluso muchos de ellos fueron sacados de sus casas. Durante los desalojos carabineros de Cañete, Contulmo y Lebu actuaron con inusitada violencia.

Luego de estos acontecimientos, la Forestal ha hecho casi total abandono del predio, manifestando su deseo de traspasarlo mediante su venta a CONADI. Por su parte, CONADI ofreció tierras a la comunidad, pero fuera de este lugar, lo cual fue rechazado por ésta.

Desde 1998 a la fecha la comunidad ha hecho ocupación del predio, realizando trabajos productivos en forma creciente, como la tala de bosques y siembras de trigo y avena, manteniendo el predio bajo su control.

6. Comunidad Antonio Paillao, sector Colcuma, Tirúa:

Reivindican un total de 28.000 hectáreas de tierra hoy en manos de Forestal Mininco S. A. Antiguamente estas tierras correspondían al Fundo Huillinco perteneciente a la comunidad Paillao Colcuma, cuyo lonko era Antonio Paillao. Desde 1877 las tierras fueron irregularmente vendidas y ocupadas por chilenos que se fueron adueñando de estos terrenos.

Actualmente la comunidad posee 100 hectáreas según plano de la división del año 1980 y mantiene interpuesta una demanda en los tribunales chilenos.

La comunidad ha hecho ocupación del predio en varias ocasiones desde junio de 1998- y ha realizado trabajos de tala de bosque. En los primeros meses del 2000 se intentó realizar un desalojo por parte de carabineros, generándose serios incidentes, producto de lo cual resulta un carabinero herido.

7. Comunidad José Agustín Huenupil, sector Tranicura, Tirúa:

Reivindican tierras hoy en manos de Forestal Mininco S. A., Volterra y Bosques Arauco, formando parte de la demanda territorial de cinco comunidades por un total aproximado de 18.000 hectáreas.

Actualmente realizan trabajos productivos junto a la comunidad Millanao Ancatén (Puente de Tierra) en un predio de Forestal Mininco S. A. Desde abril de 1999 se han dedicado a la siembra de trigo, avena y papas, principalmente.

En los meses de julio y agosto del 2000, atendiendo al menos a dos órdenes de desalojo, carabineros de Cañete, Lebu y Concepción han actuado con inusitada violencia en terrenos de la comunidad, utilizando bombas lacrimógenas y carros lanzaaguas y disparando balines y perdigones, ante lo cual hombres, mujeres y niños de todas las comunidades vecinas se han resistido decididamente. Durante los primeros incidentes, al menos tres comuneros mapuche resultaron con serias heridas producto de los balines disparados por carabineros.

Actualmente se han unido a otras tres comunidades, sumando cinco comunidades que demandan la restitución de tierras usurpadas. Continúan desarrollando trabajos productivos en los predios y han fortalecido su organización para mantener el control de la zona. En este aspecto, se destaca su firme decisión de impedir la detención de los dos lonko del sector Tranicura (procesados por Ley de Seguridad Interior del Estado a raíz de los sucesos de Lleu Lleu), producto de lo cual cuatro mapuche de la zona fueron gravemente heridos a bala por parte de Policía de Investigaciones de Lebu, quienes intentaron detener a uno de ellos el día 15 de mayo de este año.

8. Comunidad Tranicura, comuna de Tirúa:

Reivindican tierras hoy en manos de Forestal Mininco S. A., Volterra y Bosques Arauco. Forman parte de la demanda territorial de cinco comunidades por un total aproximado de 18.000 hectáreas. Desde inicios del 2000, junto a la comunidad de Bajo Quilantahue, ha desarrollado trabajos productivos en uno de los predios demandados, entre éstos extracción de leña y preparación de la tierra para la siembra.

Han debido enfrentar la acción de carabineros junto a las comunidades vecinas, cuando éstos han intentado el desalojo durante julio y agosto del 2000. Forman parte de las comunidades que se han unido para luchar por la restitución de tierras usurpadas. Continúan desarrollando trabajos productivos en los predios y han fortalecido fuertemente su organización para mantener el control de la zona. En este aspecto, se destaca su firme decisión de impedir la detención de los dos lonko del sector Tranicura (procesados por Ley de Seguridad Interior del Est ado a raíz de los sucesos de Lleu Lleu), producto de lo cual cuatro mapuche de la zona fueron grave mente heridos a bala por parte de Policía de Investigaciones de Lebu, quienes intentaron detener a uno de ellos el día 15 de mayo de este año.

9. Comunidad Millanao Ancaten, sector Puente de Tierra, Tirúa:

Reivindican tierras junto a las comunidades del sector, ocupadas actualmente por Forestal Volterra, Mininco S. A. y Bosques Arauco, que en conjunto suman 18.000 hectáreas aproximadamente. Junto a la comunidad Agustín Huenupil, han desarrollado trabajos productivos en un predio de Forestal Mininco S. A. los predios demandados, principalmente siembras de trigo, avena y papas.

Han debido enfrentar la acción de carabineros junto a las comunidades vecinas, cuando éstos han intentado el desalojo durante julio y agosto del 2000. Forman parte de las comunidades que se han unido para luchar por la restitución de tierras usurpadas. Continúan desarrollando trabajos productivos en los predios y han fortalecido su organización para mantener el control de la zona, en estrecha coordinación con todas las comunidades de la zona.

10. Comunidad Quidiqueo Huenupil, sector Kumillahue, Tirúa:

Reivindican tierras hoy en manos de Forestal Mininco S. A., Volterra y Bosques Arauco. Forman parte de la demanda territorial de cinco comunidades por un total aproximado de 18.000 hectáreas.

Han debido enfrentar la acción de carabineros junto a las comunidades vecinas, cuando éstos han intentado el desalojo durante julio y agosto del 2000. Desarrollan trabajos productivos en el predio en conflicto, siendo la única comunidad del sector que se encuentra vinculada a otra organización.

11. Comunidad Bajo Quilantahue, comuna de Tirúa:

Reivindican tierras hoy en manos de Forestal Mininco S. A., Volterra y Bosques Arauco. Forman parte de la demanda territorial de cinco comunidades por un total aproximado de 18.000 hectáreas.

Un sector de la comunidad ha decidido desarrollar trabajos productivos en los predios demandados junto a la comunidad Tranicura, entre ellos la extracción de leña.


OTRAS COMUNIDADES MAPUCHE DE ARAUCO CON DEMANDAS DE TIERRA:

Comunidad Pangue, sector Sara de Lebu, Los Alamos:Reivindica tierras que forman parte del predio Ranquilco; son retazos de terrenos que se denominan Reserva CORA A y Reserva CORA B de 360 y 460 hectáreas respectivamente, hoy en manos de Empresa Forestal Bosques Arauco S. A.

Comunidad Likauken, sector Grano de Trigo, Contulmo:Reivindican tierras hoy en manos de Forestal Mininco S. A.

Comunidad de Tricauco, sector Huallepen, Contulmo: Reivindican tierras hoy en manos de Forestal Mininco S. A.

Comunidad de Elicura, comuna de Contulmo:Reivindican 200 hectáreas de tierras hoy en poder de Forestal Mininco S.A. A algunos integrantes de la comunidad se les entregó un subsidio de tierras que implica su traslado del sector.

Comunidad Kuyen Palihue, Cañete:Reivindican tierras hoy en manos de Forestal Mininco S. A.

Comunidad Juanico Antinao, sector Lautaro Antiquina, Cañete:A través de CONADI, en abril de 2000 se les entregó un subsidio de tierras que comprende un total de 185 hás. que se entregarían gradualmente para un total de 39 personas de la comunidad, pero que implica el traslado de éstas a Contulmo, Elicura y Cañete, destruyendo la integridad de esta comunidad. El subsidio "favoreció" a mapuche de esta comunidad y a otras personas de Huentelolén y Elicura, quienes serán trasladados a los mismos lugares.
La comunidad demandaba anteriormente un predio de 580 hás. hoy en manos de Empresa Forestal Bosques Arauco S. A.

Comunidad Andrés Porma, sector Huentelolén, Cañete:Reivindican tierras antiguas que no fueron incluidas en los Títulos de Merced, predio que actualmente está en poder de la Empresa Forestal Bosques Arauco y otras tierras reconocidas por los títulos, pero que fueron ocupadas por particulares, demandando un total de 3.500 hectáreas aproximadamente.

Comunidad Juan Lincopan, sector Ranquilhue grande, Tirúa:Reivindica un total de 2.500 hectáreas de tierra del Fundo Tranaquepe actualmente de propiedad de la empresa Forestal Mininco S. A. Alrededor de 1986, junto a las comunidades de Miquihue y Ranquilhue chico realizaron acciones en el marco de la recuperación de tierras, demandando la totalidad del Fundo Tranakepe que cuenta con 5.000 hectáreas, hoy en manos de Forestal Mininco S. A. y Forestal Volterra.

Comunidad Lorenzo Lepin Millahual, sector Ranquilhue chico, Tirúa:Reivindican 1.500 hectáreas de tierras correspondiente a una parte del Fundo Tranakepe de Forestal Mininco S. A. y Ebensperguer.

Comunidad Lorenzo Pilquiman, sector Miquihue, Tirúa:Reivindican 1.500 hectáreas que son parte del Fundo El Canelo Tranaquepe, actualmente en manos de Forestal Volterra y 150 hectáreas usurpadas por particulares (Héctor Lisboa, Andrés Balloqui y familia Ramírez). Alrededor de 1986 realizan diversas ocupaciones y obstaculización de los accesos siendo fuertemente reprimidos; además de ello entablan una demanda en tribunales.
CONADI entregó subsidio de tierras a una parte de la comunidad, que implicó su traslado a la comuna de Cañete.

Comunidad José María Calbul, sector El Malo, Tirúa:Reivindica 30 hectáreas de tierras actualmente en manos de un particular de apellido Cerda, donde se encuentran históricos lugares sagrados de la comunidad como es el Tren Tren y el guillatuwe. Se suman a ello 70 hectáreas que hoy están en manos del particular Carlos Campos. Además reivindican una pequeña isla que sería de 3 a 4 hectáreas, hoy de propiedad de Forestal Mininco S.A., que según los comuneros es una parte del Tren Tren que se soltó para caer en el lago.

Comunidad Carralhue, sector Tranaquepe, Tirúa:Esta comunidad se encuentra subdividida en sitios bajo los denominados Títulos de Dominio, ocupando un total de 300 hectáreas aproximadamente. Reivindican 6.300 hectáreas de tierras ocupadas hoy por la empresa Forestal Bosques Arauco S. A. A principios del 2000 realizaron una ocupación del predio y se encuentran discutiendo un reingreso para la realización de trabajos productivos.

III. ALGUNOS ANTECEDENTES DE LAS COMUNIDADES MAPUCHE EN CONFLICTO DE LA PROVINCIA DE MALLECO

1. Comunidad "Antonio Ñiripil", sector Temulemu, comuna de Traiguen:

Junto a las comunidades de Didaico y Pantano, esta comunidad ha desarrollado una serie de acciones tendientes a la restitución de tierras usurpadas, principalmente por la Empresa Forestal Mininco S. A., entre ellas una parte del Fundo Santa Rosa de Colpi de 1650 hectáreas que son reivindicadas por la comunidad. También reivindican un promedio de 600 hectáreas de un total de 1.953 hectáreas del Fundo Nancahue, actualmente en manos de particulares (hermanos Figueroa Yávar), donde un sector se encuentra plantado con pino radiata y otro es habitado por medieros no mapuche.

En marzo de 1999 la empresa Forestal adelantó la explotación de los bosques de pino, por lo que las movilizaciones se agudizaron. Producto de ello se suscitaron una serie de incidentes, a raíz de la acción de guardias forestales y fuerzas policiales, resultando varios mapuche heridos, allanadas algunas viviendas, requisado y destruido un banco aserradero, detenidos y procesados algunos comuneros, entre ellos sus dirigentes.

Esta comunidad ha sido fuertemente intervenida por los organismos gubernamentales, particularmente por CONADI, quien en dos ocasiones ha adquirido tierras en otras zonas para algunos comuneros, tendiendo as! a la desestructuración de la comunidad originaria. Un primer traslado lo hizo un pequeño grupo en 1999 y recientemente, un segundo grupo, se trasladó hacia la comuna de Toltén. Sin embargo, un grupo de comuneros se encuentra en abierta oposición al traslado y, junto a las comunidades vecinas, continúan desarrollando trabajos productivos como extracción de leña, siembra de trigo y avena; asimismo mantienen sus animales dentro del predio. La empresa forestal ha hecho casi total abandono del predio y las comunidades mantienen su control, planteándose una demanda territorial que comprende un total de 5.527 hectáreas de tierras aproximadamente.

2. Comunidad "Lorenzo Lorín ", sector Didaico, comuna de Traiguen:

Junto a las comunidades de Temulemu y Pantano, esta comunidad ha desarrollado una serie de acciones tendientes a la restitución de tierras usurpadas, principalmente por la Empresa Forestal Mininco S. A., entre ellas el Fundo Santa Rosa de Colpi y Chorrillos. La demanda de tierras es la siguiente:
· Fundo Lumaquina: 560 hectáreas aproximadamente. Actualmente se encuentra plantado con pino radiata. Se reconoce como propietarios de 310 hás. a Rafael y Julio Sagredo y a Oscar Gisellini, de las 250 hás. restantes.
· Fundo Tren Tren: Alrededor de 250 hás. En la actualidad se encuentra plantado con pino radiata y su propietario es Venturelli.
· Fundo Chorrillos: 487 hectáreas (de un total de 787 hás. que comprende el fundo). Actualmente en manos de Forestal Mininco S. A.
· Fundo Nancahue: Un promedio de 650 hectáreas (de un total de 1.953 hás. aproximadamente). Se reconoce como propietarios a Aída, Jorge Rafael y Juan Agustín Figueroa Yávar; un sector se encuentra plantado con pino radiata y otro es habitado por medieros no mapuche.
· Fundo Santa Rosa de Colpi: 980 hectáreas aproximadamente de un total de 1680, hoy en manos de Forestal Mininco S. A.

En marzo de 1999 la empresa forestal adelantó la explotación de los bosques de pino en los Fundos Santa Rosa de Colpi y Chorrillos por lo que las movilizaciones se agudizaron; asimismo, la empresa se valió de guardias privados y solicitó apoyo de fuerzas policiales para llevar a cabo la explotación. Producto de ello se suscitaron una serie de incidentes, resultando varios mapuche heridos, allanadas algunas viviendas, requisado y destruido un banco aserradero, detenidos y procesados algunos comuneros, entre ellos sus dirigentes.

En la actualidad la empresa forestal ha hecho casi total abandono del predio y las comunidades mantienen su control, planteándose una demanda territorial que comprende un total de 5.527 hectáreas de tierras aproximadamente. Esta comunidad se mantiene fuertemente organizada y continúan desarrollando trabajos productivos dentro del predio como extracción de leña, producción de carbón, siembra de trigo y avena; asimismo mantienen sus animales dentro de éste. Actualmente se encuentran instaladas algunas viviendas dentro del predio y se encuentran en construcción otras más.

3. Comunidad "Juan Marín", sector Pantano, comuna de Lumaco:

Junto a las comunidades de Didaico y Temulemu, esta comunidad ha desarrollado una serie de acciones tendientes a la restitución de tierras usurpadas, principalmente por empresas forestales. La demanda es la siguiente:
· Fundo Santa Elena: La totalidad, que comprende un promedio de 400 hectáreas. La propiedad "legal" es compartida por Forestal Arauco y Cortessi.
· Fundo Santa Clara: El total de 500 hectáreas aproximadamente, hoy en manos de Forestal Millalemu y Stappug.
· Fundo Chorrillos: Un promedio de 300 hectáreas (de un total de 787 hás. que comprende el fundo). Actualmente en manos de Forestal Mininco S. A.
· Fundo El Maiten: De 100 hectáreas aproximadamente.
Esta comunidad se encuentra fuertemente intervenida por organismos gubernamentales, particularmente por la CONADI, y por organizaciones mapuche oficialistas, que han hecho ofrecimiento de compra de tierras a la comunidad y han validado en los hechos la división de ésta, en tanto existen al menos tres sectores organizados como comunidades con personalidad jurídica, a quienes se les ha motivado para que se trasladen de la zona; un grupo de ellos lo hizo hacia la comuna de Victoria. Otro grupo, aunque reducido, mantiene su firme oposición al traslado de la comunidad y mantiene su demanda por las tierras usurpadas. Durante este año ha fortalecido el desarrollo de trabajos productivos dentro del predio con la siembra de trigo y avena.

4. Comunidad Pichiloncoyan, comuna de Purén; comunidad Pilin Mapu, comuna de Lumaco y comunidad Calcoi, comuna de Capitán Pastene:

Estas comunidades en su conjunto reivindican el Fundo Pidenco de 3.000 hectáreas de tierra aproximadamente, hoy en manos de Forestal Bosques Arauco. Este fundo fue explotado a fines de 1997 y principios de 1998, y actualmente ha sido totalmente replantado. Por este conflicto fueron detenidos y procesados por la Ley de Seguridad del Estado 12 comuneros mapuche, siendo uno de ellos condenado a 3 años de privación de libertad, quien se encuentra cumpliendo la condena en la Cárcel de Temuco.

5. Comunidad "Ignacio Queupul", sector Temucuicui, comuna de Ercilla:

Reivindican alrededor de 1.600 hectáreas del Fundo Alaska, hoy en manos de Forestal Mininco S.A. Esta comunidad ha desarrollado una serie de movilizaciones para recuperar las tierras usurpadas. Por su parte, la empresa forestal ha aumentado la dotación de guardias privados para amedrentar a la comunidad. En 1999 se aplicó la Ley de Seguridad Interior del Estado por lo cual algunos comuneros han sido procesados y detenidos; actualmente, se estableció una condena de privación de libertad a dos de ellos, resolución a la cual se está apelando.

En la actualidad se encuentran en un proceso de negociación para que CONADI compre estas tierras y, pese a que se habían reactivado las movilizaciones ante la lentitud de la negociación, la comunidad optó por suspender éstas. Producto de la intervención de CONADI -como es lógico-, se han agudizado las diferencias entre dos sectores de la comunidad, con relación a la continuidad de las movilizaciones mientras la adquisición del predio no se concrete.

6. Comunidad Choiñ Lafkenche, comuna de Collipulli:

En conjunto con las comunidades Coliwinka Tori, Antonio Paillacoy y Catrío Ñancul reivindica el Fundo Rucañanco y Fundo Araucanía, actualmente de propiedad de Forestal Mininco S. A. El Fundo Rucañanco comprende un promedio de 3.000 a 4.000 hectáreas de tierra, de las cuales 1.600 son reivindicadas por las comunidades en su conjunto; del Fundo Araucanía reivindican un promedio de 700 hectáreas. Forestal Mininco S. A. ha aumentado la dotación de guardias privados y ha incorporado una serie de mecanismos de seguridad tendientes al resguardo de ambos fundos.

7. Comunidad Juan Ailla Varela, sector Caillín, comuna de Collipulli:

Demanda la restitución del Fundo Ginebra de 420 hectáreas, que hoy son de propiedad de Pedro Nickelsen Dessy, más 40 hectáreas de propiedad fiscal que serían parte del Título de Merced originario de la comunidad; además demandan las tierras del Fundo Curaco de alrededor de 400 hectáreas, actualmente de un particular (Galvarini). Desde julio del 2000 hasta la fecha han desarrollado una serie de movilizaciones por la restitución de sus tierras, entre ellas corridas de cerco, extracción de leña, uso de las tierras para talaje y siembra.

En febrero de este año la comunidad sostuvo conversaciones con el ministro subrogante de MIDEPLAN y el director de CONADI, quienes asumieron el compromiso de dar pronta solución a sus demandas; mientras la comunidad optó por continuar su proceso de recuperación productiva.

Las movilizaciones y la presión realizada por la comunidad, además de una serie de confusos incidentes entre personas del sector y propietarios particulares, ocurridos durante los primeros meses de este año, llevó a que Pedro Nickelsen del Fundo Ginebra anunciara públicamente que hacía abandono del predio.

Asimismo, estos hechos dieron origen a una investigación por lo cual el Juzgado de Garantía de Collipulli ordenara la detención de tres comuneros, acusándolos de homicidio frustrado, lesiones graves y robo con fuerza. Esta orden se hizo efectiva el día lunes 25 de junio, logrando la detención sólo de dos personas, uno de ellos es Francisco Llanca, lonko de la comunidad, quienes hasta la fecha permanecen detenidos en la cárcel de Angol, mientras el tercer comunero ha evadido la órden de detención.

8. Comunidad Catrío Ñancul, comuna de Collipulli:

En conjunto con las comunidades Coliwinka Tori, Antonio Paillacoy y Choiñ Lafkenche, reivindican tierras del Fundo Rucañanco y Fundo Araucanía, actualmente de propiedad de Forestal Mininco S.A. El Fundo Rucañanco comprende un promedio de 3.000 a 4.000 hectáreas de tierra, de las cuales 1.600 son reivindicadas por las comunidades en su conjunto; del Fundo Araucanla reivindican un promedio de 700 hectáreas. Forestal Mininco S. A. ha aumentado la dotación de guardias privados, y ha incorporado una serie de mecanismos de seguridad tendientes al resguardo de ambos fundos.

Esta comunidad también reivindicaba tierras del Fundo Pemulemu de alrededor de 400 hectáreas, las cuales fueron adquiridas por la CONADI durante el mes de mayo y fueron traspasadas a 27 familias de la comunidad.

Producto de diversas movilizaciones desarrolladas por la comunidad, ésta se ha visto fuertemente reprimida, por lo cual han sido procesados y detenidos vados comuneros, entre ellos dos hijos del lonko de la comunidad, quienes permanecieron alrededor de un año privados de libertad. De estos procesos se encuentra pendiente una resolución.

9. Comunidad Coliwinka Tori, comuna de Collipulli.

En conjunto con las comunidades Catrío Ñancul, Antonio Paillacoy y Choiñ Lafkenche esta comunidad revindica el Fundo Rucañanco y Fundo Araucanla, actualmente de propiedad de Forestal Mininco S. A. El Fundo Rucañanco comprende un promedio de 3.000 a 4.000 hectáreas de tierra, de las cuales 1.600 son reivindicadas por las comunidades en su conjunto; del Fundo Araucanía, reivindican un promedio de 700 hectáreas. Forestal Mininco S. A. ha aumentado la dotación de guardias privados, y ha incorporado una serie de mecanismos de seguridad tendientes al resguardo de ambos fundos.

En 1999 la CONADI adquirió tierras en la comuna de Angol, por lo cual fueron trasladados algunos integrantes de la comunidad, lo que conllevó una serie de problemas al interior de las familias, ya que en su mayoría no eran partidarios del traslado, optando por mantenerse en su comunidad y seguir su demanda por la restitución de tierras usurpadas.

10. Comunidad Antonio Paillacoy, comuna de Collipulli:

En conjunto con las comunidades Catrío Nancul, Coliwinka Tori y Choiñ Lafkenche, la comunidad reivindica el Fundo Rucañanco y Fundo Araucanía, actualmente en manos de Forestal Mininco S. A. El Fundo Rucañanco comprende un promedio de 3.000 a 4.000 hectáreas de tierra, de las cuales 1.600 son reivindicadas por las comunidades en su conjunto; del Fundo Araucanía, reivindican un promedio de 700 hectáreas. Forestal Mininco S. A. ha aumentado la dotación de guardias privados, y ha incorporado una serie de mecanismos de seguridad tendientes al resguardo de ambos fundos.

Junto a otros mapuche de la zona, el año pasado fue detenido y procesado el lonko de esta comunidad, Ariel Tori, quien permaneció alrededor de seis meses privado de libertad. De estos procesos se espera prontamente una resolución.

11. Comunidad José Millacheo Levío, sector Chequenco, comuna de Ercilla:

Mantienen una demanda territorial por un total aproximado de 1.200 hectáreas, que corresponden a tierras que ancestralmente pertenecieron a la comunidad. Por ello, reivindican el Fundo Chiguaihue de 560 hectáreas de tierra; una parte del fundo actualmente está en manos de un particular (Magdalena Silva Correa) y corresponde a 500 hectáreas, más 60 hectáreas con plantación de pino, de Forestal Mininco S. A. Además reivindican 600 hectáreas de tierra hoy en manos de Forestal Bosques Arauco S.A., que se encuentra plantado.

En noviembre del 2000, la comunidad declaró el conflicto, haciendo ocupación de una parte del Fundo Chiguaihue, desarrollando un proceso de recuperación productiva, con permanentes actividades al interior del predio, obligando a su "dueña" a abandonar éste junto a sus trabajadores.

Por disposición de los tribunales, se han llevado a cabo dos intentos de desalojo, los que han sido resistido por la comunidad. Por otra parte, organismos de gobierno como CONADI e Intendencia, en la línea de la intervención, han desarrollado algunas acciones tendientes a dividir y desmovilizar a la comunidad; sin embargo, la firme decisión de un grupo mayoritario de ésta, ha permitido que la comunidad siga su proceso de recuperación productiva y mantenga su demanda por la restitución de las tierras usurpadas.

El 11 de mayo del presente año, en un impresionante operativo de la Policía de Investigaciones, fueron detenidos once comuneros -entre ellos, Juan Millacheo, lonko de la comunidad-, acusados como presuntos autores de delitos de secuestro, asociación ilícita, usurpación de predio, robos, daños y porte y tenencia ilegal de armas. Posteriormente, todos fueron dejados en libertad, resolución que a fines de mayo fue cambiada, planteando la detención preventiva para seis de ellos, lo que hasta la fecha no se ha concretado.

12. Comunidad Trikauko, comuna de Ercilla:

Reivindican el Fundo Pidenco de 540 hectáreas de tierra, actualmente de propiedad de Forestal Mininco S. A. plantado con árboles de más de 20 años (50% de pino radiata y 50% de eucaliptos). Además reivindican otro predio de 100 hectáreas que mantenía un particular y que luego vendió a Forestal Mininco S. A., la cual intentó plantar, actividad que fue impedida por la comunidad.

Durante el proceso de Reforma Agraria se les devolvieron 1.500 hectáreas de tierras, que incluía el Fundo Pidenco y otro predio de 400 hectáreas.

Luego de un proceso de discusión al interior de la comunidad, se tomó la decisión de desarrollar las movilizaciones necesarias para la recuperación de las tierras usurpadas.




OTRAS COMUNIDADES MAPUCHE DE MALLECO QUE REIVINDICAN TIERRAS

Comunidad Rauko, comuna Collipulli:Pretende incorporarse a la lucha sostenida por las otras comunidades del sector por el Fundo Rucañanco y Fundo Araucanía. El Fundo Rucañanco comprende un promedio de 3.000 a 4.000 hectáreas de tierra, de las cuales 1.600 son reivindicadas por las comunidades en su conjunto.

Comunidad Lonko Mawida, comuna de Ercilla:Reivindica un promedio de 200 hectáreas actualmente de propiedad de un particular, más 300 hectáreas -aproximadamente- de Forestal Mininco S. A.

Comunidad Requiem Pillan, comuna de Ercilla:Junto a las comunidades Requiem Lemun y Loloco reivindican tierras hoy ocupadas por la empresa Forestal Bosques Arauco S. A., la cual explotó todos sus bosques dejando absolutamente sin recursos a las comunidades. La CONADI adquirió, a principios de año, una parte de las tierras reivindicadas por esta comunidad que hasta ese momento estaban en manos de la empresa forestal.

Comunidad Requiem Lemun, comuna de Ercilla:Junto a las comunidades Requiem Pillan y Loloco reivindican tierras hoy ocupadas por la empresa Forestal Bosques Arauco S. A., la cual explotó todos sus bosques dejando absolutamente sin recursos a las comunidades.

Comunidad de Loloco, comuna de Ercilla:Junto a las comunidades Requiem Lemun y Requiem Pillan reivindican tierras hoy ocupadas por la empresa Forestal Bosques Arauco S. A., la cual explotó todos sus bosques dejando absolutamente sin recursos a las comunidades.

IV. ALGUNOS ANTECEDENTES DE LAS COMUNIDADES MAPUCHE EN CONFLICTO DE LA PROVINCIA DE CAUTIN:

1. Comunidad de Nalcahue, comuna de Temuco:

Reivindica 400 hectáreas de tierras que actualmente están en manos de la empresa forestal Bosques Arauco S. A., quien a principios de año terminó la explotación total de eucaliptus, luego de que se desarrollaran una serie de acciones tendientes a detener este trabajo.

Junto a las comunidades de Conoco chico, Ñienoco y Llapaleo, esta comunidad declaró el conflicto y realizó algunos trabajos productivos dentro del predio. Ante este hecho y la proximidad de la explotación, la empresa forestal solicitó resguardo policial que se concretó con la instalación de un campamento policial dentro del fundo, con lo que se reforzaron las acciones represivas en contra de la comuneros, sumado al trabajo de guardias privados; todo lo cual fue rechazado por la comunidad.

Posteriormente, se desarrollaron algunas conversaciones con organismos gubernamentales, que se acercaron apresuradamente para contener las movilizaciones, que se constituían en las primeras en esta línea en la provincia de Cautín. Hasta la fecha, la empresa no ha desarrollado otros trabajos y la comunidad mantiene su disposición de seguir el proceso de recuperación de tierras, realizando -actualmente- algunos trabajos productivos al interior del predio.

2. Comunidad de Yeupeko, comuna de Padre las Casas:

Reivindican el Fundo Santa Margarita, predio agrícola de 275 hectáreas, ubicado en el sector Etinento cerca de Vilcún, actualmente de propiedad de Jorge Luschinger Villigier. Si bien este predio actualmente sólo es reclamado por diez familias, sostienen una demanda global de 7.000 hectáreas de tierra, de las cuales 5.000 hás. están en manos de la empresa Forestal Mininco S. A., con plantaciones de pino y eucaliptus.

La comunidad declaró el conflicto y ha hecho ocupación del Fundo Santa Margarita en dos oportunidades durante este año (enero y mayo), producto de lo cual han resultado algunas personas detenidas; sin embargo, se mantienen dispuestos a continuar el proceso de recuperación de tierras usurpadas.


OTRAS COMUNIDADES MAPUCHE QUE REIVINDICAN TIERRAS

Comunidad Lilicura, comuna de Carahue:Reivindican un predio de Forestal Mininco S. A., que comprenden dos hijuelas aproximadamente. Un particular vendió tierras a esta Forestal que eran parte de la comunidad. La comunidad se ha resistido a este hecho y por ello ha impedido la forestación del predio.

Comunidad José Loncolí, sector Coi Coi, comuna Carahue.Durante la Reforma Agraria se les restituyeron 364 hectáreas de tierra. Reivindican 150 hectáreas de tierras -de un total de 400-, de propiedad del recientemente fallecido Domingo Durán, quien arrendó estas tierras a Forestal Bosques Arauco S. A. para la plantación de pinos y eucaliptus. La comunidad, como muchas otras, se encuentra rodeada de bosques con plantaciones realizadas por distintas empresas forestales.
La comunidad se encuentra en un proceso de discusión tendiente a declarar conflicto.

Comunidad Juan Catricura, sector El Arrayán, comuna de Carahue.Reivindican tierras que actualmente son de propiedad del recientemente fallecido Domingo Durán, quien arrendó éstas a Forestal Bosques Arauco S. A. para la plantación de pinos; este predio también tiene algunos sectores plantados con eucaliptus. A su vez, reclaman 30 hectáreas de tierras ubicadas al interior de la comunidad que habrían sido adquiridas por Forestal Mininco S. A. para ser plantadas, acción que fue impedida por algunas familias de la comunidad, las que hasta la fecha han mantenido controlada esa zona y desarrollan trabajos agrícolas en estas tierras.
La comunidad se encuentra en un proceso de discusión tendiente a declarar conflicto, en coordinación con la comunidad de Coi Coi.

Comunidad Agustín Chihuaicura, sector Kullinco, comuna de Nueva Imperial.Reclaman un predio de 239 hectáreas de tierra, actualmente plantado con eucaliptus, y que está en manos de un particular. Asimismo, reivindican un predio de 5.000 hás. actualmente de propiedad de Forestal Mininco S. A., junto a otras comunidades como Malalche Rincón, Deuco, Huamake, entre otras. Esta comunidad no ha realizado ninguna demanda legal para la restitución de sus tierras.


Es necesario destacar que actualmente existen otras comunidades que han desarrollado movilizaciones significativas en el marco del proceso de recuperaciones productivas y el control territorial, estando algunas de ellas, vinculadas a otras organizaciones. Este es el caso de las comunidades de Panguipulli que han levantado el planteamiento de la identidad territorial y la demanda de un espacio territorial, reconociendo así la estructura tradicional de organización; la comunidad Domingo Trangol, del sector Púa de Victoria, que reclaman tierras usurpadas por Forestal Mininco S. A. y que ha mantenido sus movilizaciones sostenidamente.

Asimismo, comunidades pewenche del cajón del Queuco del Alto Bío Bío (Malla Malla, Trapa Trapa, Pitril, Cauñicú y Butalelbum) han demostrado mayor capacidad organizativa a nivel local y mayor capacidad para visualizar el problema de fondo respecto de la situación de nuestro Pueblo, desarrollando trabajos productivos y acciones de control territorial.

En este marco también podemos mencionar, entre otras, a comunidades mapuche de Purén, Galvarino, Metrenco y Chol Chol.

¡¡¡¡Avanzando hacia el Control Territorial!!!

¡¡¡¡ Marri chi weu !!!


















FUERA LAS FORESTALES Y LATIFUNDISTAS DEL WALLMAPU

TERRITORIO Y AUTONOMIA PARA LA NACION MAPUCHE

CON LEMUN Y CATRILEO

¡¡WEUAIÑ!!



No comments: