2009-02-06

Conadi y su arremetida contra la Comunidad Pascual Coña - Proyectos mineros serían beneficiados tras la intervención del organismo

Viernes 06 de febrero de 2009.
FUENTE:PaisMapuche

Hace más de dos años, gran parte de la Comunidad Pascual Coña de Lleu Lleu viene denunciando el irregular traspaso de tierras por parte de Conadi a solo un grupo de comuneros. Esta maniobra dejó fuera a tantos que lucharon por la recuperación de esa parte del territorio de su comunidad.

El sucio trabajo desarticulador e interventor de Conadi, se plasmó en la ilegal conformación de una nueva directiva en la comunidad, quienes distribuyeron las hectáreas de tierra de manera arbitraria, dejando fuera a gran parte de la comunidad y dando descarada preferencia a la familia Meñaco Santi, los nuevos dirigentes.

Hoy surgen nuevos antecedentes: la Minera reaparece involucrada en la estrategia del gobierno que ha dividido a la comunidad. Los proyectos mineros y quien sabe cuantos otros intereses capitalistas, parecen estar a la espera de que la represión y la intervención venenosa del gobierno les abra paso en nuestro Wallmapu.

Destitución Ilegítima e Ilegal

La Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), el 2005 compró la hacienda Lleu Lleu al empresario Osvaldo Carvajal, iniciando su traspaso a la Comunidad Pascual Coña, la que por años realizó movilizaciones para recuperar esta parte de su territorio, ingresando al predio y ejerciendo control sobre éste.

Tras meses en que la Conadi ingresa a la comunidad y planea la mejor forma de hacer la negociaicón, en febrero del 2006, sorpresivamente y sin argumentos serios ni verificables, un grupo de comuneros destituyen al vicepresidente de la primera directiva y en julio al secretario. Aparecen así como nuevos dirigentes, Abraham Santi y Juan Coronao respectivamente. La nueva directiva entonces, queda en manos de la familia Meñaco Santi.



Repartición

En diciembre de 2006, se realiza una asamblea de caracter extraordinario donde asisten 19 de los 30 miembros de la comunidad. El motivo, fijar la repartición de las tierras recuperadas. Los asistentes firmaron la asistencia a aquella asamblea pero nunca se enteraron de la desigual repartición. La otra gran parte de la comunidad no fue informada de la realización de esta asamblea.

De esta manera, se emite a Conadi el acta que establece la repartición de las 241,6 hectáreas, donde claramente se puede observar que solo para la familia Meñaco Santi se destinaron 146 hectáreas, incluyendo además a gente que antes no eran parte de la comunidad, pero sí familiares directos de Avelino Meñaco, pareja de la presidenta Elba Santi. Para los demás "beneficiados", que consituyen más de la mitad, se asignaron solo 55 hectáreas. Es decir, el 61% de las tierras quedan en manos de solo una familia de la comunidad. (Ver Doc. 1)

Los demás 15 miembros, no fueron informados y simplemente se excluyeron de esta fraudulenta negociación. Por su parte Conadi cuanta desde el 2005 con la nómina de los 30 miembros de la comunidad, sin embargo avala hasta hoy esta descarada repartición.



Firmas falsas y engaños

Estos extraños movimientos tuvieron su explicación cuando se encontraron entre los documentos, numerosas firmas falsificadas y documentos falsos, tanto para destituir a los directivos que no eran parte de la familia Meñaco, como para legalizar la desigual distribución de tierras. (Ver Doc.2 y 3)

Conadi tomó conocimiento de las evidentes irregularidades, pero hasta la fecha, nada ha sucedido. Al contrario, en junio del 2007 el organismo de gobierno permite la reelección de la misma directiva, pero esta vez no con firmas falsificadas, pues no podían caer en lo mismo, sino que sacaron las firmas que les faltaban engañando a varios comuneros, diciéndoles que lo que firmaban era para un beneficio de INDAP. (Ver Doc. 5)

Este nuevo fraude, fue al igual denunciado al organismo interventor del gobierno por los legítimos dirigentes en junio del 2008, ya contando con una amplia mayoría al interior de la comunidad que les respalda. Hasta hoy, Conadi nada ha dicho. (Ver Doc. 4)



LA MINERA

Aparece ahora un nuevo antecedente. Dentro de las tierras que Conadi destinó a este grupo de personas, se encuentra un goce de uso para una empresa minera. Desde aproximádamente cuatro años que las comunidades mapuche del lago Lleu Lleu vienen denunciando los intereses de explotación minera en la zona, consistentes en megaproyectos que destruirían la vida en el lago mapuche. La oportuna presión social y la resistencia decidida de las comunidades logró el repliegue de estos proyectos amparados por el gobierno. Pero la amenaza sigue ahí, por la magnitud de los intereses capitalistas en juego, avanzando con cautela y mejorando sus estrategias.

Este espacio para la industria minera en la parte de la Comunidad Pascual Coña que actualmente controla la familia Meñaco Santi, sería un camino para su uso exclusivo que conduciría a la rivera norte del lago, lugar donde existen concesiones de exploración minera.



Intervención

Conadi ha tratado en estos dos años de ocultar cualquier dato que incite la más mínima sospecha sobre la compra fraudulenta de la Hacienda Lleu Lleu, negando la entrega de documentos públicos y manipulando a los miembros de la comunidad excluidos para que no denuncien estas irregularidades. Junto con ello, ha defendido con particular ahinco la mantención del evidente beneficio desigual a favor de Avelino Meñaco, supuesto Lonko nombrado a dedo por el gobierno.

Es de esperar que Conadi siga en silencio, manteniendo a quienes ellos quieren en la dirección y control del predio en conflicto de una de las comunidades con más historia de lucha en la zona. En ese sentido, en todo este tiempo ha logrado enemistar a mapuche contra mapuche, lo que ahora refuerzan creando los supuestos testigos protegidos para el proceso judicial contra Avelino Meñaco. Así es que, con la ayuda de la inteligencia policial, han dejado trascender datos falsos acerca de la identidad de aquellos, elevando la desconfianza y las dudas que desenbocaron en directas acusaciones entre los comuneros, los que antes lucharon juntos por aquellas tierras.


En síntesis

Cabe preguntarse ¿qué rol juega la empresa minera en la ilegal asignación de tierras a favor de la familia Meñaco Santi? ¿cómo se explica que estos ilegítimos dirigentes acepten la inclusión de un goce de uso para la minera al interior del predio en conflicto?

La Conadi como órgano de intervención política ha desconocido sus propios reglamentos en cuanto a la asignación equitativa en la compra y traspaso de tierras. Han pasado años, se ha denunciado, pero no existe de parte del gobierno chileno la más mínima voluntad de observar lo que aquí sucede a través de sus instituciones competentes (como la Contraloría).

Más bien hoy parece resguardar lo que aquí ha creado: la comunidad Pascual Coña dividida; las organizaciones que resisten su intervención y sus proyectos desacreditadas; y la Industria Minera ya entrando en parte del Territorio Mapuche.




No comments: