2009-10-26

El gobierno chileno opta por la violencia en vez que el diálogo

Lunes 26 de octubre de 2009
Fuente:http://www.gfbv.it/2c-stampa/2009/091023es.html
La Asociación para los Pueblos Amenazados (APA) está muy preocupada por
la gravedad a la cual ha llegado el conflicto entre las comunidades
Mapuche y el estado chileno. Cada día nos llegan nuevas denuncias de
violencia, tortura y detenciones ilegales contra exponentes Mapuche y
los medios de información Mapuche reportan un aumento preocupante de los
enfrentamientos con la policía chilena, de mal tratos, heridos y hasta
muertos entre los Mapuche. Particularmente preocupantes resultan los
casos de violencia contra niños y adolescentes, como denuncia la
organización para los derechos humanos chilena Observatorio Ciudadano
que en una carta entregada miércoles a la presidente chilena Michelle
Bachelet documenta varios casos de violencia contra menores de edad. El
caso más epatante es seguramente el caso de un niño de 14 años de edad,
herido por perdigones, subido a helicóptero policial, y, una vez en
vuelo con las puertas del helicóptero abiertas, amenazado de ser lanzado
a tierra sino daba nombres de las personas que a esa hora participaban
de la acción en el fundo Santa Lucía.

Las responsabilidades de las instituciones chilenas por el agravamiento
del conflicto resultan también por el análisis llevada a cabo por el
Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Entre los aspectos
analizados resulta el elevado número de presos políticos y/o comuneros
mapuche procesados. Según a Comisión Etica Contra la Tortura se eleva a
100 el número de los presos políticos mapuche siendo esta la cifra más
alta desde el inicio de la transición. Los detenidos Mapuche siguen
siendo juzgados con la aplicación de la ley anti-terroristas (18.314) a
pesar de que las mismas Naciones Unidas haya fuertemente criticado el
utilizo de ésta ley. La ley antiterrorista, concebida durante la
dictadura del general Augusto Pinochet, es una ley deliberadamente vaga
y confusa cuyo propósito es permitir la mayor discrecionalidad a quienes
la aplican.

Según Alejandro Herrera, docente de la Universidad de la Frontera y
miembro de su Instituto de Estudios Indígenas, "no existe un interés
real por parte del gobierno de generar y propiciar el diálogo con los
mapuches, sino que el objetivo es reducir la acción especialmente
policial, en ciertas comunidades para luego no dar cuenta del problema
que es mucho más global." El interés de los Mapuche, subraya Alejandro
Herrera, tiene que ver con "una demanda histórica y no provocar terror
en la zona como aparece constantemente en los medios". Las raíces de las
reivindicaciones del pueblo mapuche son profundas pues el estado chileno
hasta hoy no reconoció ni tanto menos saldó la deuda histórica con los
pueblos originarios.

La carta entregada por el Observatorio Ciudadano a la presidente
Michelle Bachelet señala hechos que resultan claramente violatorios de
derechos humanos reconocidos en el ordenamiento jurídico nacional,
incluyendo la Constitución Política, y en diversos tratados
internacionales ratificados por el Estado de Chile, entre ellos la
Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación
Racial, la Convención contra la Tortura, la Convención de Derechos del
Niño de las Naciones Unidas, y el Convenio N° 169 de la OIT sobre
Pueblos Indígenas. Por lo mismo, continúa la carta, "comprometen la
responsabilidad del Gobierno que Usted dirige".

En la misiva se solicita además que el gobierno persiga a los
responsables de las violencia teniendo presente la cadena de mando
existente al interior de las instituciones policiales, a fin de
determinar las responsabilidades que corresponden a los superiores
jerárquicos que con su acción u omisión han avalado los hechos denunciados.

La APA apoya la demanda del Observatorio Ciudadano y vuelve a pedir la
abrogación definitiva de la ley anti-terrorista, que el estado chileno
reconozca ya la deuda histórica con los pueblos indígenas y que por fin
comience un serio diálogo con los pueblos originarios en el país.


Mira también in gfbv.it: www.gfbv.it/2c-stampa/2008/080901es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2008/080118es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2007/071026es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2007/071003es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2007/070524es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2007/070221es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2006/061012es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2006/060529es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2006/060516es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2006/060509es.html
www.gfbv.it/2c-stampa/2006/060116es.html
www.gfbv.it/3dossier/ind-voelker/mapuche-es.html
www.gfbv.it/3dossier/ind-voelker/lota2003-es.html
www.gfbv.it/3dossier/diritto/ilo169-conv-es.html
in www: www.observatorio.cl www.mapuche.nl www.mapuche-nation.org
www.mapuche.info www.mapuexpress.net www.azkintuwe.org
www.hrw.org/node/11921 www.hrw.org/spanish/informes/2004/chile1004/
www.koyaktumapuche.net

No comments: