2009-08-25

IN MEMORIAM HUGO PINO BARRUETO (PRIMERA PARTE)

lunes 14 de septiembre de 2009


Don Hugo Pino Barrueto, fué un personaje autodidacta,asiduo y ameno
conversador en la cotidiana comarca de Tirúa de los vientos...
Nacíó en Los Angeles el día 31 de octubre de 1926. A la comuna de
Tirúa, llegó por herencias en el año 1970.
Con estudios en la antigua escuela de artes y oficios en Santiago
-creada en 1879 por el gobierno de Manuel Bulnes-,su acercamiento a
vestigios históricos y arqueológicos mapuche, fué (a todas
luces y sombras) fruto y efecto de la "casualidad". Su vital
entusiasmo por vivenciar y difundir las culturas originarias del
pasado,lo llevó a visitar innumerables museos existentes desde La
Serena hasta Temuco.

Durante el transcurso de los años 1972-1973, Hugo Pino, encontró sobre
las dunas tirúanas, 135 puntas de flechas, re-descubriendo además;
sagrados lugares de encuentro, donde se reunián y adiestraban para la
auto-defensa del invasor español,el pueblo nación mapuche lafkenche.
En el último confín de la provincia de Arauko,se hizo más patente aún,
la riqueza, expresión y desarrollo ancestral de los indomables
hombres,mujeres y niños venidos de la alta montaña y cordillera, que
bajaron obligadamente de la persecución huinka y sobrevivieron,
ocupando tierras deshabitadas e inóspitas junto al temido y venerado
mar...
Me cuenta "Che" Pino,como le decía cariñosamente su amigo Marcelo
Fernández (Q.E.P.D), que en el año 1980, el alcalde José Reyes, creyó
que las valiosas piezas por él encontradas, eran mero producto "del
aire, el viento y la sal". Contractadas en dimensión,forma y tamaño
-en base al libro del Museo Diaguita de Cornelly-, la autoridad
comunal designada de la época,tuvo que rendirse ante la tremenda
evidencia de encontarse con valiosos materiales y elementos de piedras
trabajadas prolíjamente en vernáculos talleres líticos y conchales.
Los vientos tetelares de la costa sur, serpenteaban arenales en cada
nueva época estival, dejando al descubierto vestigios inmemoriales
de antiquísima data, que emergian desde el más profundo silencio y olvido....
El alcalde posterior Heriberto Hernández, le pidió el material para
una muestra y desde esa fecha, fueron desapareciendo piezas únicas de
innegable valor,patrimonio y belleza. Tres pifilkas,una pipa o quitra
de piedra negra, y un toquikura, se fueron perdiendo desde el interior
del municipio, negando con ello, todo el sentido y búsqueda cultural
emprendido por Hugo Pino y cayendo en manos de personas
inescrupulosas, que sólo vieron un buen negocio lucrativo
particular. El intéres por las piezas fue creciendo y el reto que
Hugo Pino le hizo a un próspero comerciante que deseaba tenerlas, no
se hizo esperar. "Si me paga una cantidad equis por año, contando
desde la llegada de Pedro de Valdivia, -12 de febrero de 1541 a
Chile-, hasta la fecha,concretamos".. La respuesta de parte del
interesado no se hizo esperar, quién le dijo textualmente "usted está
más que loco."
Rosario Millanao, fué un hablante del sector Las Misiones, que le
enseño mucho conocimiento referente al kimun ancestral de la cultura
mapuche a Hugo Pino. Allí, en esas alturas, ocurrió un particular
encuentro de dos historias de Chile de frente al lafkén-mapu; donde la
arqueología y sus detalles espirituales, fueron internalizándose entre
ambos amigos, como parte de un intercambio de saberes,ideas e
inquietudes que se amplió aún más, con las amistades posteriores de
MIguel Antío de Colcuma y Antonio Marihuén de la Comunidad de
Tranikura,sector de Tirúa Sur.
Buscando junto a la grata esperanza de lo perdido, Hugo Pino
Barrueto,se internó por la vasta vegetación de Mairihueko, lugar que
significa
"afluente de aguas", recuperando poderosas piedras como la
Toquikura,que según los sabios mapuche, caen desde el cielo con el
rayo y que a los siete años afloran a la superficie. En ese sagrado
lugar, plagado de antiguos elementos de la cultura mapuche, había una
laguna y planicies, que el viento norte logró sepultar,-aunque
excepcionalmente durante los meses de septiembre y noviembre de cada
año-,un renovado viento sur las vuelve a poner al descubierto, en su
más remoto y vigente valor cultural ancestral...
(Continuará)
Texto y fotos: Fernando Vásquez Alarcón.

No comments: