2009-02-04

Declaración Fijke Mogen Consulta de Pueblos Indígenas

Miercoles 07 de febrero de 2009
La Asociación Mapuche Fijke Mogen de Coj Coj (Chol Chol), organización constituida en el mes de julio de 2008, que agrupa a personas mapuche vinculadas a distintas actividades, declara su rechazo frente al proceso de Consulta desarrollado por Conadi. Esta consulta se refiere a la propuesta del Comisionado Presidencial Para Asuntos Indígenas que dice relación con la creación de un Consejo Nacional de Pueblos Indígenas y la Elección de Representantes Indígenas en el Congreso Nacional y en los Consejos Regionales.

Como agrupación no compartimos ni la forma ni el contenido de lo que se plantea en el documento expuesto por Conadi para llevar a cabo el proceso de “Consulta a Pueblos Indígenas”. De acuerdo a lo que ahí aparece, observamos que, mediante este apurado y burocrático procedimiento, sólo se pretende aplicar una encuesta a las comunidades y organizaciones mapuche sin considerar necesariamente la incorporación de sus planteamientos, más allá de aquellas que corresponden a expresiones de beneplácito y conformismo, capaces de adecuarse “en todo cuanto sea pertinente” a este procedimiento.

Por otro lado esta consulta está diseñada de acuerdo a los procedimientos y plazos impuestos unilateralmente por el gobierno de acuerdo a su “programa”, lo cual transgrede las dinámicas propias de la sociedad mapuche y sus organizaciones. De esta forma la participación en una consulta de este tipo, aún siendo para expresar desacuerdos, implica validar un proceso que se opone a los planteamientos emanados desde el Movimiento y la sociedad Mapuche.

En cuanto al contenido de la propuesta consideramos absolutamente insuficiente y, hasta peligroso, que se considere la participación "indígena", en los términos planteados y se desconozca nuestra real e histórica demanda por el reconocimiento y respeto de Nuestros Derechos Políticos, Territoriales, Económicos, Sociales y Culturales.
En primer lugar, creemos que se debe considerar la realidad particular de cada pueblo originario en su relación con el Estado y no involucrar a todos bajo la misma denominación, puesto que, a pesar de la similitud en cuanto a nuestra condición de opresión colonial y la solidaridad mutua generada en torno a nuestras demandas, tenemos obvias diferencias en términos de territorio, población, organización social, estrategias, objetivos políticos, etc.

Por otro lado, cuando se plantea la participación de "indígenas" en la cámara de diputados y en el Core, se hace sin promover ni plantear cambios estructurales que apunten a superar nuestra situación de dependencia y sometimiento como Pueblo ante el Estado Nacional; incumpliendo lo que se estipula en el Convenio 169 y en la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, especialmente en lo que dice relación con el reconocimiento de uno de los principales derechos contenidos en estos documentos, como es el derecho a la Libredeterminación. De esta forma, estimamos que, de llevarse adelante estas reformas propuestas por el ejecutivo, no se avanzará en el fortalecimiento, ni menos en la proyección de nuestras estructuras políticas autónomas; y, por el contrario, se potenciará la potestad de los partidos políticos y de sus "caudillos" de apellido indígena, quienes capitalizarán el eventual proceso para su propio beneficio.

En cuanto al Consejo Nacional de Pueblos Indígenas, éste no tiene equivalencia con ninguna de las propuestas emanadas desde el Movimiento Mapuche. A través de la historia reciente, se han planteado fórmulas concretas, como la que se expone en la Propuesta de la Coordinación de Organizaciones Mapuche elaborada en el Xawun de Kepe el año 2006, en la que se demanda el reconocimiento de un Parlamento Nacional Mapuche de carácter Autónomo, Territorial y Representativo, que tenga las atribuciones y los recursos para asumir decisiones que involucren aspectos esenciales para el futuro de nuestro Pueblo y que, de esta forma, se constituya en la contraparte política Mapuche frente al Estado. Siendo así, el Consejo de Pueblos Indígenas corresponde más bien a una estructura burocrático-administrativa, subordinada a las estructuras del Estado y también a merced de los partidos políticos y otras estructuras de la sociedad chilena. Al respecto cabe señalar que no existe congruencia por parte del gobierno al plantear fórmulas de "participación" como los cupos en la Cámara Baja, Core y el Consejo Nacional, que están expuestas muy por debajo de las mínimas aspiraciones políticas de nuestro pueblo, cuando ni siquiera se pretende discutir reformas estructurales, de tipo político, jurídico y económico, que pudiesen dar cabida a propuestas -como la que se menciona del Parlamento Nacional Mapuche- orientadas hacia el ejercicio de nuestro derecho al Autogobierno bajo el principio de la Libredeterminación.

Por estos motivos rechazamos participar en la encuesta diseñada para este proceso de "consulta" y consideramos que los temas relacionados con aspectos fundamentales que afectan el futuro de nuestro Pueblo, deben discutirse de acuerdo a nuestras propias definiciones respecto a la participación, a partir de lo que ya hemos elaborado como sociedad y como Movimiento, y considerando los procedimientos y compromisos como una política de Estado, no supeditado a la voluntad, las pretensiones o los plazos de un gobierno de turno.

Asociación Mapuche Fijke Mogen
Temuko – Coj Coj, Wajmapu.
Febrero de 2009

No comments: